domingo, 21 de junio de 2009

La singularidad del padre

En este día de los padres, quiero primero felicitar a todos los que padres que leen este blog y que luchan por la causa de la custodia compartida. Segundo, quiero aprovechar esta celebración para subrayar la singularidad de la paternidad.

En días como este, nunca falta quien, con toda buena fe, se nos acerque para felicitarnos por ser padre y madre. Aunque casi entiendo la bondad detrás de dicha felicitación, debo objetarla porque nace de una confusión radical entre los roles del padre y de la madre. Ser padre y madre simultáneamente es imposible. Los que creemos en la custodia compartida, lo hacemos precisamente porque sabemos que los roles de padre y madre no son, repito, no son intercambiables. Un niño necesita tener padre y madre y si uno de éstos falta, por más que el otro trate de llenar su espacio, llenarlo es imposible. Padres y madres aportamos elementos absolutamente distintos pero igualmente necesarios a la vida de nuestros hijos.

Otra cara de esta confusión de esta confusión es que muchos esperan que los padres no sean más que una madre con testículos. Las diferencias entre hombres y mujeres no son una mera construcción cultural, sino que nacen en la raíz de la naturaleza femenina y masculina. Los hombres somos y debemos comportarnos como hombres, de la misma forma que las mujeres son y deben comportarse como mujeres. No nos sintamos menos por ser hombres.

El hecho de que las órdenes de custodia exclusiva son usualmente otorgadas a las madres, indica que en muchos casos las cortes tienden a olvidar que en el desarrollo del niño, ambos padres tienen tareas diferentes pero igualmente importantes. Una de las más importantes afirmaciones de Beck v. Beck, el caso que en 1981 sentó las bases para la custodia compartida en Nueva Jersey, es:

…que aunque el cuidado de las niñas por parte de la defendida (la madre) era más que adecuado, ella está limitada por su inhabilidad de ser padre y madre. 86 N.J. 493 (1981)

En otras palabras, los padres son solo capaces de ser padres, pero también las madres son solo capaces de ser madres, y sus hijos los necesitan a ambos: “hay un real propósito en la paternidad así como en la maternidad”. (86 N.J. 493)

Cuando las cortes le otorgan la custodia física exclusive a las madres, éstas solo repiten un prejuicio de género que debe ser erradicado de las cortes, especialmente cuando ellas son las que deciden el bienestar de los niños que están supuestas a proteger.

2 comentarios:

  1. Desde España le leemos con agrado y pasamos a incorporar este articulo en nuestro apartado de noticias
    CUSTODIA PATERNA
    Asociación Española de Padres con la Custodia de los Hijos
    C/Vinaroz número3 1ºE 28002 MADRID
    www.custodiapaterna.org custodiapaterna@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, compañeros en la lucha por nuestros hijos. Me pongo a sus órdenes en lo que los pueda ayudar. Añadiré un enlace a su página en el blog. Feliz Día del Padre!

    ResponderEliminar

ARCHIVO DEL BLOG